01800 04 HUMAN (48626)

el blog

Respeto en el trabajo: estrategias para construirlo

En la entrada anterior, definimos al respeto como el reconocimiento que hacemos de nosotros mismos hacia a los demás, así como el reconocimiento del valor que tienen por sí mismos e incluso respecto de algunas cosas (concretas o abstractas). El respeto parte de nosotros mismos hacia quienes somos y lo que hacemos y, posteriormente, hacia los demás.

 

            Sin importar la esfera de la vida en la que nos estemos desenvolviendo, el respeto es un valor deseable que debemos cultivar, y el mundo laboral no es la excepción. Para conseguir el respeto hacia nosotros en el trabajo se mencionaron algunas estrategias en concreto, como cuidar nuestra apariencia física, respetar los horarios y tomar en serio lo que hacemos. A continuación, señalamos otras estrategias a seguir:

 

·        

Respeta a los demás: el respeto es algo que se construye de manera recíproca, y para lograr que te respeten, debes empezar por proyectar este valor hacia los demás. Debes respetar a tus compañeros de trabajo, sin importar su posición dentro de la estructura de la organización. Esto también aplica para clientes y proveedores. Al tener una actitud de respeto hacia los demás dentro de tu entorno laboral, será más fácil tener una buena comunicación y una mejor sinergia en los procesos.

 

·        

Separa tu vida privada de tu vida laboral: todos tenemos problemas, y por muy difícil que sea, debes dejar fuera los problemas que no son del trabajo en la entrada de tu oficina. No te involucres en chismes internos y no mezcles tus asuntos privados con los de tu trabajo. Evita hablar mal sobre tus compañeros y limítate a hacer crítica constructiva a partir de procedimientos institucionalizados en la empresa.

 

·        

Refleja esfuerzo y ahínco: no hagas las cosas por obtener el reconocimiento de tus compañeros de trabajo o tus superiores, hazlas por el mero hecho de hacerlas bien. El aplauso de tus colaboradores es sólo un beneficio extra. Con esta actitud será más fácil obtener el respeto de los demás.

 

·        

Cuidado con las críticas: es frecuente que tu trabajo reciba críticas o correcciones. No lo tomes personal y no te pongas a la defensiva; mejor separa bien tus sentimientos de la situación y tómalo con calma. Recuerda que es un aprendizaje que te ayudará a mejorar dentro de la empresa, como profesional y como persona.

 

·        

Manten tu ética laboral: recuerda que has sido contratado para realizar un trabajo y hacerlo de manera eficaz demuestra tus capacidades y tu ética profesional, lo cual despertará el respeto de los demás hacia ti y lo que haces.

 

·        

Haz más de lo que se te pide: no te conformes con realizar sólo aquellas labores que se te asignen. Sin pecar de protagonismo excesivo o tomando más responsabilidades de las que puedes manejar, involúcrate en ciertas tareas que puedas realizar y que también te permitan aprender sobre los procesos de tu trabajo.

 

·        

Habla bien de los demás: elogia a tus compañeros y su desempeño del trabajo, sin caer en la hipocresía o en la mentira, pues se notará de inmediato. Sé sincero cuando lo hagas y generarás actitudes positivas de los demás para contigo.

 

 

·        

Defiende lo que haces y lo que crees: evita la egolatría y de manera respetuosa, mantén tus puntos de vista firmes, así como tu trabajo. Esto te proyectará como un individuo seguro y apasionado.